No es un buen momento para trabajar en la división móvil de Samsung. El fabricante de Corea del Sur informó sus ganancias esta semana, y los resultados ilustran lo difícil de su doble retirada de los Galaxy Note 7. Los beneficios netos en toda la compañía cayeron un 16,8% a US$4 mil millones, mientras que su división de móviles reportó una asombrosa pérdida de 96% de beneficios netos de año-sobre-año.


En otra reunión de ayer, el presidente de Samsung Shin Jong-kyun se reunió con los accionistas directamente y dio algunas actualizaciones y revelaciones adicionales relacionadas con el desastre de la Note 7. La compañía ha retirado del mercado todos los 2,5 millones de dispositivos.

Hubo 220 informes de sobrecalentamiento y 119 informes de fallos de los dispositivos de reemplazo. Samsung investigó 117 celulares originales y 90 dispositivos de reemplazo, y afirma que de los 85 dispositivos originales y 55 de reemplazo fueron confirmados de sufrir “sobrecalentamiento vinculados a problemas del teléfono o la batería”.