Los altos aranceles de Brasil sobre las consolas de videojuegos han impulsado a Nintendo a salir de ese mercado. Nintendo anunció ayer que terminara toda distribución de sus consolas y juegos en este pais.


En un comunicado, Nintendo of America atribuye el cambio a “los altos aranceles que se aplican a nuestro sector”. Nintendo podría evitar esos aranceles con una operación de fabricación local, pero ha optado por no establecer uno, presumiblemente por los costos involucrados.

El portal Polygon informo que ya no enviaría productos a Brasil, pero que continuaría la distribución bienes de Nintendo en la región.

Para que tengas una idea, si le pones los impuestos que tienen en Brasil a un Playstation 4 te saldría a un costo final de US$1.500 y un Xbox One en US$800.