Microsoft pagó por Dell: ¿por qué?

El gigante de Redmond aporta 2,000 millones de dólares al acuerdo que finalizó a inicios de semana y muchos se hacen la gran pregunta: ¿por qué? La compañía ha hecho público un comunicado en el que explica brevemente sus razones; aparte de esas declaraciones, no es la primera vez en que ha invertido en otras compañías del sector, para también incluir los servicios añadidos que crean en sus aplicaciones.

“Estamos en una industria en constante evolución. Como siempre seguiremos buscando las oportunidades para apoyar a los socios que estén comprometidos con la innovación y guiando el negocio para sus dispositivos y servicios basados en la plataforma de Microsoft”, ha sentenciado la firma.

Microsoft, como es natural, describe su inversión en Dell como “pasivo”. No quiere que los socios la vean como lo que realmente es: el patrocinio de un rival. De hecho, esta inversión en Dell, como el lanzamiento de Surface, e incluso la subvención que Microsoft paga a Nokia, representan todas inversiones en hardware.

“Microsoft está comprometido con el éxito a largo plazo del ecosistema de PC e invierte de múltiples maneras para construir el ecosistema del futuro”, dice el comunicado.

La situación de la compañía se complica después de haber decidido prestar 2.000 millones de dólares a Michael Dell para privatizar su empresa. A pesar de su participación, Microsoft no estará presente en el consejo de administración ni tendrá un control operativo. Aparentemente, lo que ha conseguido es un compromiso por parte de Dell de que la empresa no empezará a vender equipos que funcionen con el sistema operativo Android, por ejemplo.

A diferencia de Lenovo, que ha desarrollado un próspero negocio de dispositivos móviles compatibles con Android en China, Dell seguirá siendo fiel a Microsoft. El riesgo es que, al limitar sus opciones tecnológicas, la implicación de Microsoft acabe por deteriorar las perspectivas de Dell a largo plazo.

No es la primera vez que Microsoft pone dinero a sus rivales: Invirtió 150 millones de dólares en Apple en 1997, cuando la compañía atravesaba problemas, y se comprometió a producir el software para la todavía poco popular Mac. Ha pagado más de 1.000 millones de dólares a Nokia desde que en el 2011 el fabricante finlandés de dispositivos móviles acordó fabricar teléfonos que utilicen el software Windows. AT&T, Yahoo! y Facebook fueron otras inversiones destacadas.

Parece que Microsoft quiere mantener viva la agonizante industria del PC. ¿Hubiera acudido también al rescate de otra compañía de PC? Probablemente sí. Además, con la participación en la compra Microsoft impide que Dell se decante por servicios de competidores como Google con Drive o Android.