¿Te conectas en un cibercafé? Tendrás que dar tus datos

Para fines de un seguimiento detallado de los crímenes digitales que ocurren en el país, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones acaba de aprobar un reglamento, que en resumidas cuentas, obligará a propietarios de conexiones WiFi públicas y Centros de Internet (o Cibercafés) mantener un registro de todo usuario que se conecte en sus puntos hasta por 90 días.

Los centros son una de las alternativas para criollos estar online a bajo costo . Fuente Externa.

Pareciera que lo declarado en el periódico El Caribe semanas atrás, con una propuesta similar, se hace realidad. Con esto, las autoridades dominicanas buscan controlar los crímenes cometidos a nivel digital, sea suplantación o robo de identidad, usuarios anónimos, así como otros aspectos. Y esto viene gracias a los sucesos de las últimas semanas, en donde personalidades públicas han sido víctimas de intervenciones a sus cuentas personales y de correo en la red.

Según Indotel, todo registro de usuario que esté conectado en estos puntos públicos, será llevado directamente a las autoridades. Este pudiera ser el precio que pagarían la mayoría de los internautas dominicanos -el exponer sus datos privados- a fin de mantener la seguridad pública y el control de crímenes que se cometen en la gran red de redes.

Obligaciones a los propietarios de los Centros de Acceso Público (como los Cibercafés) y Puntos de Acceso Público (Wifi HotSpots)”:

– Mantener un registro de los usuarios de internet, no inferior a noventa (90) días;
– Prohibir el acceso a páginas de Internet, chats, portales o cualquier programa de contenido de material de abuso infantil;
– Implementar programas y aplicaciones de seguridad en sus redes y sistemas;
– No permitir el acceso de usuarios “anónimos”, aun cuando el servicio sea gratuito.

La regulación no determina cuándo se aplicará esta medida, pero consideramos que ya es efectiva para que las autoridades tomen acciones de lugar para su ejecución en los centros de internet y espacios públicos donde existan conexiones a la red. Nos preguntamos, ¿Qué dirán los dueños de hotspots y cibercafés en el país al respecto?